jueves, 29 de diciembre de 2011

Cuidarse mientras viajamos

hace unos días y tras quedarme sin coche en mi último viaje, me ví abocada a coger un bus, y no es que tenga algo en contra del bus, solo que para hacer viajes largos, son igual de inaguantables que los aviones.

Mi viaje tuvo una duración de 14 horas, y solo tres paradas, una de 40 min y otras dos de 15 min. Considerando que mido 1.70 más o menos y que el espacio entre asientos no es de lo más holgado, el cuerpo se te queda echo una jota, palabra!!!



Y qué hacer? pues intentar compensar en la medida que se podía. En cada descanso bajaba del autobús, me estiraba, andaba un poquito e iba al servicio y ¿con qué objetivo? Evitar llegar al fin del viaje, hinchada como una pelota y con dolor de espalda

Cuando se va a permancer mucho tiempo sentado con una capacidad escasa de movimiento es imprenscindible tener en cuenta que debemos hidratarnos bien, mover los pies en todas direcciones y flexionar y estira las piernas para activar la circulación, ir al servicio para no retener liquidos, vestir ropa comoda  y estirar en la medida que nos sea posible. Así también evitaremos lo denominado, sindrome de la clase turista.





¿Qué es el Sd de la clase turista?

Una patología venosa o pulmonar que preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde finales de los años 90 y más aún tras la muerte de la joven Emma Christoferson (28 años) que murió de repente tras un aterrizaje en Londres, después de largas horas de avión desde Australia. La autopsia reveló que su muerte fue causada por una embolia pulmonar. La OMS apunta que el 3% de los viajeros sanos que viajan con frecuencia durante largas horas bajo estas condiciones, padecen del síndrome de la clase turista.

Este Sd se puede sufrir tanto por viajar en avión que en autobús, debido al poco espacio entre asientos y la incapacidad de moverse con libertad.



Consejos extra: utilizar cojines cervicales para dormir, así evitaremos los dolores de cuello; no coger frío, estar bien abrigados, evitar en contacto directo del aire y más si es acondicionado, así prevendremos que nos contracturemos, y utilizar calecetines compresivos para ayudar a la circulación

Viajar es uno de los placeres que hay en la vida, al menos para mi, así que a disfrutar

mímate!!!



Sígueme en Twitter: @7maryann

jueves, 8 de diciembre de 2011

Cuídado del suelo pélvico durante el embarazo

¿Qué hacer para tener un suelo pélvico tonificado y elástico?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos situados en la base de la pelvis, dispuestos como una hamaca, y que sirven de apoyo a la vejiga, al intestino grueso y al útero. Se podría decir que se divide en una zona anterior donde se encuentran la vagina y la uretra, y en otra parte posterior donde se encuentra el orificio anal. Como conjunto de músculos que es, éstos también se pueden ejercitar y es vital para evitar disfunciones que así sea. El buen estado anatómico del suelo pélvico previene alteraciones tales como los prolapsos, las disfunciones sexuales y las incontinencias urinarias.




¿Qué papel juega el suelo pélvico en las mujeres embarazadas?

Durante el embarazo, las mujeres debido a la relajación del esfiter uretral y del peso que va adquiriendo el bebé, pueden tener perdidas de orina. Por eso, si se tiene un buen estado de la musculatura del suelo pélvico, se pueden evitar esas pequeñas fugas. También es importante saber contraerlo y relajarlo a voluntad para tener un control total de los pujos durante el parto. Un buen suelo pélvico asegura una pronta recuperación y la disminución de posibilidades de sufrir incontinencia de esfuerzo. Por último y no menos importante, es tener una musculatura elástica en el periné para prevenir los desgarros durante el parto.




Un suelo pélvico tonificado y elástico

El suelo pélvico, como conjunto de músculos, puede contraerse y relajarse a nuestra voluntad. Los ejercicios de Kegel son los más conocidos y utilizados por las mujeres por su fácil comprensión y por la posibilidad de poder ejecutarlos en cualquier momento y en cualquier lugar con total discreción. Es importante que podamos controlar tanto la contracción como la relajación, ya que es igual de perjudicial una musculatura hipertónificada como una musculatura débil.


Para conseguir una musculatura elástica y que dé de si durante el parto, es esencial masajear la zona con regularidad para favorecer una buena irrigación de la zona y así aumentar su elasticidad. Sería interesante que en la medida que se pueda, la mujer pida una valoración de su estado perineal, para ver de qué estado parte y focalizar mejor los ejercicios o los posibles tratamientos para su cuidado.




Cuidados tras el parto

Después de dar a luz, siempre y cuando el bebé haya atravesado el canal de parto y no haya nacido por césarea, puede verse afectado el suelo pélvico por el paso del bebé, la instrumentalización, la episiotomía o los desgarros. Una pronta intervención de reeducación y rehabilitación del mismo, ya desde los primeros días, acortará el tiempo de recuperación del suelo pélvico.

Si se ha precisado episiotomía o hubo un desgarro, debemos cuidar bien la cicatriz para que no se formen queloides (engrosamiento del tejido), mediante apositos especiales, tratamientos láser o masajes. El mantenimiento del suelo pélvico no ha de focalizarse sólo en el periodo del embarazo o del posparto. La mujer a lo largo de toda su vida debe mimar y mantener la zona en buen estado, pues prevendrá en un futuro, posibles complicaciones.





Nota: Ver el post: La importancia de ejercitar el suelo pélvico a cualquier edad.



Sígueme en Twitter: @7maryann

La importancia de la respiración en el embarazo

Cambios en el sistema respiratorio de la mujer embarazada


Uno de los sistemas que se ven alterados durante el embarazo es el respiratorio. Debido a los cambios anatómicos, mecánicos y hormonales, el intercambio de gases se altera, provocando una disminución de la capacidad pulmonar.

El útero se agranda haciendo que el diafragma se quede en posición espiratoria, es decir, que no descienda lo suficiente durante la inspiración y se vea elevado unos 4 cm. También aumenta unos 2 cm en los diámetros anteroposterior y transverso con un ensanchamiento de las costillas, por lo que la caja torácica aumenta de 5 a 7 cm. El centro respiratorio se modifica por la progesterona, provocando hiperventilación por el aumento de la capacidad inspiratoria de un 5-10 por ciento y fatiga por actividad.



Beneficios de los ejercicios respiratorios en el embarazo
La mujer embarazada debe realizar ejercicios respiratorios controlados para asegurar un buen intercambio de gases y así eliminar la acidosis que provoca dolor muscular a la madre y disminución del aporte de oxigeno al feto. Los ejercicios respiratorios aumentan la capacidad pulmonar, centran la atención durante el parto y consiguen que la madre se relaje durante las contracciones para poder focalizar mejor el esfuerzo durante los pujos. Los ejercicios respiratorios también consiguen aumentar la segregación de endorfinas, las hormonas de la felicidad, lo que conlleva un bienestar para la madre y un descenso de la ansiedad.



Estos ejercicios se pueden realizar desde el primer momento y en cualquier posición. Los beneficios de la realización de los ejercicios respiratorios son:
1. El aumento de la ventilación alveolar para mantener un intercambio de gases adecuado.

2. La restitución del diafragma a su función normal como principal músculo respiratorio.

3. El restablecimiento de la respiración bien coordinada y eficiente para disminuir el esfuerzo respiratorio.



¿Cuáles son los mejores ejercicios respiratorios en el embarazo?

Respiración abdominal. Primero, toma aire por la nariz y nota cómo se llenan sus pulmones, al tiempo que se hincha poco a poco tu abdomen. A continuación, suelta progresivamente el aire por la boca, mientras contraes los músculos del diafragma. Repetir unas 15 veces.

Respiración torácica. Se trata de llevar el aire a la parte baja de las costillas, intentando aumentar el diametro costal sin llevar el aire al abdomen. Para poder tener un mayor control de la focalización, es útil rodear las costillas con una cinta (cinturón del albornoz) cruzar los extremos y apretar un poco sobre las costillas sosteniendo los extremos con ambas manos. Esta presión nos dará la información de dónde se ha de llevar el aire. Este ejercicio se puede repetir unas 15 veces.

Respiración "soplido". Inspiración nasal lenta dirigida al diafragma. Retenemos unos segundos el aire y lo expulsamos soplando lo suficientemente fuerte para tumbar la llama de la vela sin apagarla. Podemos ir aumentando la distancia entre la boca y la vela con el tiempo. Esta respiración aumenta la capacidad espiratoria lo que provocará una buena eliminación del CO2 y las tóxinas y una aportación rica en O2 en la siguente inspiración. Repetir 15 veces.




Consejos adicionales para controlar la respiración

Practicar yoga, Pilates, o ejercicios preparto, darán a la mujer un conocimiento de su cuerpo y de la respiración necesarios durante el embarazo y la preparará para afrontar un parto con tranquilidad y niveles bajos de ansiedad.

Articulo publicado también en guiainfantil.com http://www.guiainfantil.com/articulos/embarazo/la-respiracion-en-el-embarazo/



Sígueme en Twitter: @7maryann

Osteopatía y depresión postparto

La osteopatía contra la depresión posparto


Hay ocasiones en que, una vez el bebé ha llegado al mundo, la madre pasa a un segundo plano.
Después de nueve meses de ser la protagonista, todos los focos alumbran ahora al bebé y todo gira alrededor de él. Es un hecho normal y no intencionado, pero hay mamás que no lo llevan bien, y si además a esta situación se suma el desajuste hormonal, la apariencia física y la responsabilidad que conlleva tener un hijo, la mamá se puede sentir un poco superada.

Un 60-80 por ciento de las mujeres que han dado a luz refieren una gran tristeza, pero ésta desaparece con los días. No obstante, un 20 por ciento de las mamás padecen depresión posparto. Generalmente, el tratamiento de la depresión se centra en el ámbito emocional, pero cabe la posibilidad de que el origen de la misma esté más alejado, en el sacro.




¿Qué conexión existe entre el sacro y la depresión posparto?

Para responder esta pregunta, hay que situarse en el campo de la Osteopatía, una medicina manual que toma al cuerpo como un todo. Se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo están relacionados y, por lo tanto, los trastornos en un sistema afectan el funcionamiento de los otros. El lóbulo frontal y sus conexiones prefronto-sub-corticales participan en la organización del estado de ánimo del ser humano. El sacro y los huesos del cráneo están unidos gracias al canal medular. Este sistema sacro-craneal alberga la duramadre, membrana gruesa e impermeable que protege al sistema nervioso, es decir, la médula espinal, el cerebro y los nervios que llevan los impulsos desde el cerebro al resto del cuerpo y viceversa, y que también fabrica, distribuye y reabsorbe el liquido cefaloraquídeo LCR.



Siguiendo la máxima de que un problema en un sistema puede afectar a otro, lo podemos extrapolar a que una lesión en el sacro puede afectar al cerebro. Visualicemos lo siguiente, el sacro y los huesos están unidos por la médula, al modificar uno de los dos extremos (sacro), tensa la médula y modifica al otro extremo (huesos del cráneo). Las variaciones de situación de las estructuras modifican todos los elementos que están a su alrededor. Por eso, puede ocurrir que los músculos, los ligamentos y las vísceras se verán afectados. Una lesión en el sacro modifica en consecuencia el hueso frontal y, por cercania, el lóbulo frontal donde está situado el área de la emoción.



¿Cómo se trata la depresión posparto mediante la osteopatía?

¿Cómo se afecta el sacro en un parto? Durante un parto, dos factores principales pueden afectar el sacro: un parto en litotomia (posición de exploración ginecológica) o el mismo paso del bebé por el canal del parto hacia el exterior. Ambas situaciones pueden ejercer una gran presión sobre el sacro y modificarlo. En los partos en litotomía, se ven muchos sacros impactados. El impacto se produce cuando, debido a la posición de la madre y a la fuerza al empujar contra la camilla dura, se desplaza hacia adentro el sacro, hacia el interior de los iliacos. El tratamiento se basa en técnicas osteopáticas estructurales que normalizan el sacro y técnicas craneales para normalizar las estructuras y que fluya el LCR con normalidad. Los resultados son muy efectivos y no está demás, cuando una mujer sienta depresión después del parto, mirar más allá, mirar su globalidad.


Artículo publicado también en:
http://www.guiainfantil.com/articulos/embarazo/depresion/la-depresion-posparto-se-puede-tratar-con-osteopatia/



Sígueme en Twitter: @7maryann

domingo, 4 de diciembre de 2011

Somos más altos por la mañana que por la noche

Una amiga lanzó la siguiente pregunta en una red social:

¿Sabíais que por la mañana podemos ser hasta 2cm más altos que por la noche?

La explicación reside en los discos intervertebrales. La columna vertebral está conformada por 7 cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares, 5 sacras y 4 o 5 del cóccix, pero el coxis y el sacro en edad adulta se han unido y conforman dos huesos distintos.

Entre cada vértebra hay un disco formando un amortiguamiento cartilaginoso que permite ligeros movimientos de las vértebras y actúa como ligamento que las mantiene juntas. Evita también que las estructuras óseas se rocen y se desgasten. El disco, para que nos hagamos una idea, es como un cojín gelatinoso que en la juventud se mantiene bien hidratado pero con el paso del tiempo esa hidratación se pierde.



La explicación de porque somos más altos por las mañanas es porque durante el día, en posición erguida, el cuerpo soporta, a parte del propio peso, la fuerza hacia el suelo que ejerce la gravedad. Durante el día, la tensión de los músculos, la perdida de consistencia del disco, hace que la distancia entre discos disminuya y por ende, disminuye la altura.

Durante la noche, al estar en posición ingravida y no estar en tensión la musculatura, la distancia entre discos se recupera y el disco vuelve a hidratarse, recuperando de nuevo la altura. De media, durante el día, perdemos entre 1 y 2’5 cm que recuperamos tras dormir.



Pero la altura varía también con los años, a medida que nos hacemos mayores, los huesos pierden densidad, las articulaciones se vuelven más rigidas, los discos se desgastan, los arcos plantares descienden y todo junto, hace que perdamos estatura. Estudios mostraron que a los 85 años, los hombres han perdido 6.9 cm. de estatura, y las mujeres, 10 cm.

Las mujeres pierden más porque tras la menopausia se produce una rápida pérdida de masa ósea y también una pérdida de masa muscular.


¿Qué podemos hacer?

La perdida de altura diurna es normal, lo que si que tenemos que prevenir es el desgaste de los discos y mantener la musculatura en un estado óptimo, sin acortamientos, sin tensiones excesivas.

El ejercicio moderado, sin impactos, con regularidad y la práctica de estiramientos junto con una buena higiene postural, ralentizan el paso del tiempo en nuestras articulaciones, en nuestra columna.

Lo mejor que se puede hacer es rodearse de profesionales que nos asesoren y sobre todo...

Mímate!!!



Sígueme en Twitter: @7maryann

jueves, 24 de noviembre de 2011

Dolor de espalda durante el embarazo

¿Cómo tratar la lumbalgia durante el embarazo?


La lumbalgia hace referencia al dolor intenso que se desencadena en la parte baja de la espalda. Surge por problemas reumáticos o traumáticos. Un sobreesfuerzo excesivo, una mala postura, una fuerte contractura, un problema en las vértebras, una patología de disco o incluso la osteoporosis, pueden ser motivo suficiente para desencadenar el dolor durante el embarazo.






Cuando ésto ocurre, la musculatura, los ligamentos y las estructuras adyacentes se ven implicadas provocando dolor, tanto en reposo como en movimiento. La zona lumbar junto con las cervicales son los segmentos más vulnerables de la columna por su movilidad, ya que pueden realizar movimientos en todas direcciones siendo las zonas más moviles del cuerpo, las más débiles con el tiempo. Y en el caso de la lumbares, es obligado añadir que es la zona que más peso soporta. Durante el embarazo, las mujeres son más propensas a padecerla porque el aumento del abdomen provoca la pérdida de la faja natural que las protege. La musculatura lumbar está más contracturada por soportar el peso del útero y los ligamentos de la columna más solicitados por el desplazamiento del eje de gravedad.



¿Cómo tratar la lumbalgia en el embarazo?
La lumbalgia obedece a distintos tratamientos. Durante el embarazo es recomendable evitar los tratamientos farmacológicos como los antiiflamatorios, los antiálgicos y los relajantes musculares, ya que no deben tomarse medicamentos sin que hayan sido prescritos por el médico, ya que la mayoría pueden atravesar la barrera placentaria y llegar hasta el feto en pleno desarrollo.

En cambio, la terapia manual como puede ser la fisioterapia, la osteopatia, las manipulaciones o los masajes están especialmente indicados para aliviar el dolor de espalda durante el embarazo, ya que este tipo de terapia es inocua para el bebé. Otros tratamientos a base de termoterapía y electroterapia como pueden ser los infrarrojos o la estimulación nerviosa transcutánea, más conocido como T.E.N.S, y por último pero no menos importante, la acupuntura también ofrecen excelentes resultados. En el caso de las embarazas, la administración de fármacos y la electroterapia están contraindicados salvo excepciones. Y para redondear el tratamiento, sería muy beneficioso para las futuras mamás que se las enseñase a realizar estiramientos, a mantener una buena higiene postural y ergonómica, para que el tratamiento para la lumbalgia sea efectivo.



Consejos prácticos: prevención de la lumbalgia en la gestación

Es importante tener unas piernas fuertes y resistentes que soporten el peso del cuerpo y del bebé, restando así la presión sobre las lumbares. Las sentadillas apoyando la espalda en la pared, caminar o nadar son buenos ejercicios que nos pueden ayudar a conseguir este fin. También conviene ayudarse con un foulard a modo de fajín o una faja de embarazo para que no pese la tripa tanto y no tire de las vértebras lumbares hacia delante. Otro consejo para mantener a raya la lumbalgia es aplicarse calor seco con una mantita eléctrica en la zona 10 minutos cuando se sienta la mínima tensión. El calor ayudará a que no se vaya acumulando esta tensión y provoque una contractura lumbar con el tiempo. Realizar ejercicio moderado y controlado por especialistas que combinen tonificación, higiene postural y estiramientos, como yoga, tai-chi o Pilates ayudará a mantener la espalda fuerte y bien tonificada. También es importante la ergonomía en el día a día, es decir, cómo nos sentamos, cómo nos levantamos, cómo transportamos el peso de las bolsas o en qué posición dormimos. Es imprescindible pasar mucho tiempo en una misma posición y usar cojines o almohadones para intentar estar confortables.



Qué hacer cuando duele la espalda en la gestación

Recurrir al calor, a los estiramientos, a los masajes y al reposo moderado. Es importante quitar tensión de las extremidades inferiores, y para ello recomiendo que se hagan estiramientos de isquiotibiales, abductores y aductores. Se realizarán basculaciones suaves de la pélvis y estiramientos de la zona lumbar. Un ejemplo de estiramiento es el conocido como estiramiento del gato. Se realiza en posición de cuadrupedia, redondeando la espalda en inhalación y arqueándola de forma moderada en exhalación. Es aconsejable, que aunque el dolor esté en las lumbares, se realicen también estiramientos globales, de todo el cuerpo para que el alivio será más efectivo y duradero. Sí el dolor no disminuye, siempre es recomendable acudir a tu médico.




Siempre, siempre... Mímate!!!

Articulo publicado por mi, en guia infantil.com
http://www.guiainfantil.com/articulos/embarazo/molestias/la-lumbalgia-en-el-embarazo/



Sígueme en Twitter: @7maryann

sábado, 5 de noviembre de 2011

Salud en el trabajo

Hace un tiempecito fuí a una escuela de formación a proponer un taller. La reunión se celebró en el despacho del jefe se estudios y el taller versa sobre la salud en el trabajo, de como acondicionar el espacio y a las personas para prevenir lesiones que les dejen por tiempo en casa.

La cosa es que mientras estabamos allí, necesité entrar en mi correo y me dejó su ordenador. Su escritorio era de dificil acceso, la silla no tiene espacio de movimiento, así que aunque sea de ruedas no la puedes girar y lo mejor de todo, el ordenador está a un lado, con lo que has de trabajar sentado de frente pero con la cabeza ladeada.  Le comenté que esa disposición le iba a afectar y me dijo que sí, que lo sabía, pero el espacio no da para más y ha de dejar el escritorio libre para cuando viene alguién a hablar con él. 



Por suerte le están acondicionando otro despacho y en esta ocasión si se tiene más en mente la ergonomía.

Su caso no es el único, hace poco, dos alumnas nuevas de pilates refieren problemas cervicales, les pregunté donde tenían puesto el ordenador en el trabajo y me dijeron que en un lado y al estar muchas horas sentadas y mirando constantemente la pantalla, acababan el día con dolor y sin poder mover la cabeza hacia el otro lado, de hecho tienen una contractura crónica que va ser costosa de eliminar.

Pasamos muchas horas en el trabajo, los hay que se pasan el tiempo sentado, otros de pie, otros cargando peso. Cualquier posición mantenida en el tiempo, sea cual sea, es perjudicial para el cuerpo. Si a lo anterior le sumamos que nuestro puesto de trabajo no está acondicionado, pues el resultado será con el tiempo, una baja laboral.




"En general, los agentes físicos son los responsables de la gran mayoría de las enfermedades profesionales (87,4%), según se desprende de un análisis del Observatorio de Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social. En este sentido destacan por encima de cualquier otra enfermedad los trastornos musculares, normalmente asociados a dolores de espalda y de las extremidades superiores. Las causas suelen ser posturas inadecuadas, movimientos incómodos y ausencia de tiempos de reposo. De hecho, es difícil de imaginar una pyme que nunca haya recibido alguna baja laboral por esta causa." (Enfermedades profesionales Publicado por Jose Trecet - 06/05/08)

A parte de los problemas musculares, una mala ergonomía o mantenimiento de una postura en un largo periodo de tiempo, también trae problemas circulatorios, dolores de cabeza, retención de líquidos...


 ¿Qué podemos hacer?


Primero dejar de poner excusas y buscar soluciones. No debemos conformarnos y aceptar lo que nos imponen, si nuestro puesto de trabajo no está acondicionado, dar la vara para que nos lo cambién o al menos nos lo habiliten para poder estar bien. Pero no todo está en la empresa, nosotros también tenemos que hacer cosas, cambiar de posición, estirar, mantenernos bien fisicamente, porque es muy fácil decir: " es que no tengo tiempo, es que mi escritorio está mal organizado, es que no voy a ponerme a estirar en medio de la ofinina y un sin fín de excusas que escucho a diario"


¿ Y por qué no?

Entre cliente y cliente, entre paciente y paciente, entre reunión y reunión, Mientras repostamos gasolina o esperamos en un semáforo, siempre hay un hueco para levantarse, andar, estirarse, ir al baño, beber agua... 



Hace poco le dije a una amiga que me venía con las mismas excusas: " A ver carinyet, pues te pones la impresora al otro extremo de la oficina, el fax o los folletos informativos, lo que sea que te sirva de excusa para levantarte aún cuando estés con un cliente"
Está claro que si temenos todo pegadito a nosotros, todo lo que necesitamos para trabajar a un tiro de piedra, no nos levantaremos más que para ir al baño, y eso qué pueden ser, ¿dos veces en una jornada?


Hubo un tiempo en el que me pasaba el día en coche, iba a domicilio con mi camilla que pesaba 17 kilos, a veces tenía que subir a un cuarto sin ascensor, después colocar a la persona en ella, ya que mis pacientes no podían moverse, y tratarlos.


Al final del día estaba rota así que empecé a crearme hábitos saludables. Aprovechaba los semáforos y el aseo matutino para los estiramientos cervicales; los repostajes de gasolina para estirar espalda y piernas o darme una vueltita; Dejar el coche en cuanto podía e ir andando a los sitios, duchas de agua caliente al final del día más mantita eléctrica en el sofá mientras veía la serie, para relajar la musculatura y por último, una visita a la semana al fisio. Con el tiempo, conocí el método Pilates y empecé también con Yoga y meditación.







Mens sana in corpore sano



Nos tenemos que cuidar, darle calidad a nuestro cuerpo para que nos acompañe en buen estado en nuestra larga vida. Si no lo hacemos así, nadie lo hará por nosotros.




Nos tenemos que querer y mimar mucho.







Nota: En la entrada "llamada de socorro desde Irlanda"  presento diversos estiramientos y consejos para cuidarse en el trabajo.




Sígueme en Twitter: @7maryann

Pilates y el posparto

El posparto o puerperio es el tiempo que transcurre hasta que la mujer vuelva al estado que tenía antes del embarazo. Durante este tiempo, los cambios fisiológicos, anatómicos y endocrinos, acaecidos durante el embarazo, volverán poco a poco a la normalidad.


El tipo de parto que se haya tenido, condiciona un poco la recuperación. Es decir, no se recupera igual una mujer que haya tenido un parto por cesárea o precisado una episiotomía, que una mujer que no haya tenido que ser intervenida. La cesárea y la episiotomía implican mayor tiempo de recuperación porque no dejan de ser intervenciones quirúrgicas controladas donde la musculatura ha sido cortada. El tiempo de recuperación pasa de seis semanas a unos seis meses, mes arriba, mes abajo, para que las cicatrices internas estén bien cerradas y permitan tener una vida completamente normal.



¿Qué puede hacer el método Pilates por la mujer en el posparto?

Existe un método que puede trabajar desde casi el primer día, progresivamente, todo el sistema abdominal y el suelo pélvico. Este método es el Pilates, cuya base radica en el control del "Powerhouse". Este método, creado por el alemán Joseph Humbertus Pilates, se asienta sobre los principios de la "mansión del poder" (powerhouse), que está formada por el conjunto de músculos compuesto por los oblicuos, los rectos abdominales, el diafragma, el transverso y la musculatura del suelo pélvico. Gracias al método Pilates, se puede aprender a controlarlos, a trabajarlos en su máxima longitud, a dotarlos de resistencia y, al mismo tiempo, de elásticidad.



Todo el método se caracteriza por ser un sistema consciente, donde se aprende a controlar y a focalizar exactamente cómo y dónde quieres contraer y cómo quieres trabajar la musculatura, combinándolo con la respiración. La respiración también es consciente. Se trata de realizar una expiración forzada tras la inhalación, consiguiendo así mejor oxigenación y una activación de toda la musculatura implicada en "la mansión del poder". Con ella, ya desde los primeros días, se podrá trabajar con seguridad la musculatura abdominal y perineal sin esfuerzo alguno.



Gracias a este método, las mujeres podrán recuperarse antes y mejor de su embarazo, podrán recuperar su figura, su suelo pélvico previniendo incontinencias y su postura. Después de lo que se considera como el postparto, las mujeres también podrán seguir beneficiándose de este método.

El embarazo ha finalizado, pero hay una nueva vida que depende de ellas. Amamantar o dar el biberón, sostener al bebé, transportarlo y los cambios del ciclo del sueño de la madre condicionados a los del bebé, suponen a la madre una continuación de su trabajo corporal y mental importante.

Es por ello, que con Pilates, podrán mantener un buen estado físico, prevenir o minimizar dolores de espalda, hombro o manos y relajarse. También les ayudará a sentirse bien, a mantener un buen estado de ánimo y la fuerza necesaria para adaptarse a su nueva vida.

Mímate!!

Artículo que publiqué en guia infantil.com
http://www.guiainfantil.com/articulos/posparto/belleza/pilates-para-la-recuperacion-posparto/



Sígueme en Twitter: @7maryann

jueves, 3 de noviembre de 2011

Pilates y el parto

Tras nueve meses, la mujer embarazada ha de afrontar la última parte de su gestación, el parto. Unos días antes, por lo general, el bebé ya se ha colocado hacia abajo y emprenderá, en ese momento, el descenso por el canal uterino hacia el exterior, hacia la vida. Se considera que una mujer inicia el parto con la aparición de contracciones uterinas regulares, que aumentan en intensidad y frecuencia. 


El parto tiene tres fases, descenso, alumbramiento y expulsión de la placenta. El parto puede ser "natural" o "instrumentalizado". 

Dar a luz requiere un gran esfuerzo de la madre y la necesidad de convivir con el dolor. El dolor aporta a la madre la información sobre cómo se va desarrollando el proceso de dar a luz y las contracciones y la frecuencia le indican cuando ha de hacer pujos o empujar, mantener o ayudar al bebé en su descenso hasta la salida completa al mundo exterior. En ocasiones, por alguna complicación o por facilitarle a la madre este proceso, se opta por administrarle la epidural o practicar una cesárea. Con la cesárea, la futura mamá podrá descansar, pero con la epidural, igualmente deberá pujar, eso sí, sin dolor, lo que le dificultará, a menos que esté bien entrenada, saber dónde ha de focalizar su esfuerzo.



¿Qué porta el método Pilates a la embarazada durante el parto?

Si es un parto natural, con o sin epidural, la madre deberá ayudar en el proceso mediante los "pujos". Para ello, deberá haber aprendido a respirar y a focalizar ese esfuerzo, a bien de conseguir que el niño nazca. Un parto puede que sea rápido o que se necesiten horas para conseguirlo. Por este motivo, la madre ha de estar en buena forma física. Cierto es que está en la naturaleza de la mujer dar a luz, pero más cierto es, aún si cabe, que una mujer con una buena condición física, con conocimiento de su cuerpo, con capacidad de focalizar el esfuerzo a la musculatura necesaria para pujar, con un buen estado del suelo pélvico y con buena resistencia aeróbica, tendrá más posibilidades de que el parto sea rápido.




Mediante el método Pilates, la mujer aprenderá a tonificar su suelo pélvico, a controlar cuando quiere activarlo y cuando quiere relajarlo, previniendo desgarros y disminuyendo el tiempo de recuperación tras el parto. Con los ejercicios de Pilates durante el embarazo también conseguirá un buen estado de los abdominales, que le ayudarán en los pujos y a conseguir que el parto sea más rápido.

Pilates es un método consciente, que se rige en base a la coordinación de los movimientos con la respiración, proporcionando una buena oxigenación, mayor capacidad aeróbica y física. La mujer durante el parto tendrá más resistencia para afrontarlo consiguiendo al tiempo, mayor control de la situación lo que le ayudará a disminuir la ansiedad y la preocupación de que todo va a salir bien. 




¿Cuál es el origen del Pilates?

El método Pilates nació a principios del siglo pasado por la necesidad de un hombre, Joseph Humbertus Pilates, de conseguir un buen estado físico y mental, ya que desde la infancia tuvo problemas asmáticos y raquitismo. Su interés por el funcionamiento del cuerpo humano, le llevó a elaborar una tabla de ejercicios donde combinaba principios orientales, como el yoga, con ejercicios rehabilitadores, consiguiendo beneficios que van desde la correción postural hasta la tonificación y resistencia muscular, la elasticidad, y gracias a la concentración, al movimiento consciente y a la respiración, un conocimiento y control sobre el cuerpo extraordinario.


Mímate!!!

Este artículo lo escribí para guía infantil.com
http://www.guiainfantil.com/articulos/embarazo/ejercicios/el-parto-y-el-metodo-pilates/




Sígueme en Twitter: @7maryann

martes, 1 de noviembre de 2011

Pilates y el Embarazo

La práctica del método Pilates durante el embarazo es muy útil para ayudar a las futuras mamás a adaptarse a los nuevos cambios. No importa si antes no se había realizado ninguna clase, incluso si se desconocía su existencia, se puede practicar desde cualquier momento del embarazo hasta el último día, siempre que el embarazo no sea de riesgo. El método trabaja la respiración, la corrección postural, la elasticidad y el suelo pélvico.





Pilates en el embarazo

La mujer embarazada experimentará cambios en su cuerpo desde los primeros días. Esos cambios van desde los músculo-esqueléticos, anatómicos, hormonales, circulatorios, cardiopulmonares hasta alteraciones en los ciclos de sueño, entre otros. Realmente, el cuerpo de la mujer vive una crisis, entendiendo crisis como cambio brusco, y además, estos cambios se producen dentro de un proceso rápido. En nueve meses, la mujer cambiará, se transformará, se adaptará, se preparará y lo hará para cubrir todas las necesidades del bebé.


El útero de la mujer es el que sufre una transformación mayor. Es un órgano pélvico, pero durante la mayor parte del embarazo, se convierte en abdominal porque el espacio no está acotado por estructuras óseas y permite más libertad para acoger al bebé en su crecimiento. Este hecho supone variaciones como el desplazamiento de los órganos viscerales, el aumento de la presión sobre la vejiga, la distensión de los músculos abdominales y el aumento en las curvas de la columna, desplazando a su vez, la línea de gravedad. Las futuras mamás adquieren una nueva postura; en realidad, es una postura de protección hacia el bebé y de preparación al parto. Se realiza de manera inconsciente. Por una parte, se "cierran " (se vuelcan) hacia el bebé, "lo protegen" con su actitud postural, y por otra, separan más la piernas para provocar la apertura de la pelvis, tan necesaria a la hora del parto como para poder andar, contrarrestando los cambios en el equilibrio.



Pilates: ¿qué puede hacer por ti?

La base del Pilates es el powerhouse, que se localiza justo donde el bebé va a crecer. El conocimiento de cómo activar está zona, de cómo mantener el tono óptimo de la musculatura durante el embarazo, de cómo trabajar el suelo pélvico, de cómo respirar, va a provocar, entre otros beneficios, la disminución de dolores de espalda, una mayor estabilidad y contención del bebé, también baja el riesgo de la separación de los rectos por la distensión lógica de los abdominales, preserva la capacidad respiratoria y previene la incontinencia urinaria de esfuerzo. Además, como a partir del trabajo de la "mansión del poder" también se trabaja el resto del cuerpo, ayuda a ganar resistencia física, tan necesaria para afrontar el parto, y activa la circulación. Un método muy completo del que se pueden beneficiar las mujeres embarazadas.

Mansión del poder

¿Quieres saber más sobre Pilates?

El método Pilates nace a principios del siglo XX de la mano del alemán Joseph Humbertus Pilates. Joseph era un niño enfermizo, que padecía asma y raquitismo. Un médico, amigo de la familia, le regaló un libro de anatomía. A raíz de este regalo y debido a su afán por conocerse bien, ideó un método donde aunó los principios de distintas disciplinas, como el yoga y la gimnasia, a sus conocimientos de rehabilitación, todo coordinado con el control mental y la respiración. En sus orígenes, Joseph lo llamó Contrology (contrología), el arte de la mente de controlar el cuerpo y dio el nombre de Powerhouse (Mansión del poder), al conjunto de músculos formados por el transverso abdominal, el diafragma, los oblicuos, el recto abdominal, los paravertebrales, los glúteos y todos los que conforman el suelo pélvico, es decir, al conjunto de músculos, externos e internos, comprendidos entre las costillas y el suelo pélvico. Estos músculos tienen la función de sujetar la columna vertebral, los órganos y asegurar una correcta postura consiguiendo, entre otros beneficios, prevenir dolores de espalda.



 
Este articulo lo publiqué en guía infantil.com  hace unas semanas. Ahora lo incluyo en mi blog para que perdure siempre.
 
 
Mímate!!
http://www.guiainfantil.com/articulos/embarazo/ejercicios/pilates-y-embarazo-beneficios-para-la-futura-mama/



Sígueme en Twitter: @7maryann

martes, 18 de octubre de 2011

La postura de Horatio, CSI Miami

Horatio o H, que es como lo llaman sus colegas, es el jefe del C.S.I Miami. Me encanta la serie pero me duele verla, de verdad me duele!!  No es porque las historias me den pena, que también, sino por el prota. ¿Os habéis fijado en su postura? Es su signo de identidad pero espero que en su vida diaria lo remedie, aunque lo dudo mucho. 

¿De qué estoy hablando? De ésto:


Se pasa el capitulo con la cabeza ladeada y hacia delante. En cada uno de ellos siempre hay una escena donde se queda de pie, mira desafiante y sentencia con una frase, y siempre, siempre con la cabeza ladeada.

A mi me dan ganas de gritarle ¡Niño, ponte recto! 

Será por defecto profesional pero me fijo en cosas así, no lo puedo evitar. Hay veces que me dan ganas de decirle a la gente por la calle, en una tienda o en la cola del cine, que se pongan rectos, que bajen los hombros o que saquen pecho.

Mantener una buena postura corporal nos beneficia tanto desde el punto de vista de la salud como de la estética.

A mis alumnas siempre les digo que hay que tener una postura que refleje que vamos a comernos el mundo y no, la de ponerse el mundo encima. La postura no solo influye en la salud, también lo hace en el estado de ánimo y viceversa. Una postura erguida con la mirada al frente refleja seguridad. Una postura con los hombros hacia delante con la cabeza gacha y mirando al suelo, pues como que no es lo mismo. A nivel de salud, la primera persona tendrá menos problemas musculares, tensionales o articulares que la segunda.

La postura se puede mejorar con ejercicios, estiramientos y la adquisición de consciencia corporal, así evitaremos problemas como lumbalgías o escoliosis, entre otras dolencias. Huir de una vida sedentaria y mantenerse en un buen peso también ayuda.


Ahora haganme caso y no vayan cual "Po zi" por la vida; su salud, su estética y su autoestima mejorarán!!


Mímate!!!



Sígueme en Twitter: @7maryann

jueves, 13 de octubre de 2011

La importancia de ejercitar el suelo pélvico a cualquier edad.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos situados en la base de la pélvis cuya función es la de sostener el útero, la vejiga y el intestino grueso. También alberga la salida de la uretra, la vagina y el ano. El estado muscular óptimo es necesario para prevenir prolapsos e incontinencias



Como cualquier otro músculo, éstos también se pueden ejercitar. Durante el embarzao y la menopausia son las etapas donde mejor debemos tener nuestro suelo pélvico porque son los momentos más vulnerables en sufrir incontinencias.

Ejercitar esta zona es relativamente fácil, el único escollo es saber focalizar la contracción sin compensar con la activación del glúteo. Es frecuente que cuando se pide que se active el suelo pélvico se apriete el culete y es lo que debemos evitar.

¿Cómo se consigue?

Hagamos la prueba, imaginemos que tenemos ganas de ir al baño porque tenemos ganar de orinar y no tenemos un servicio a mano, de forma natural cerrariamos esfinters, esa activación provoca la contracción de la parte anterior del suelo pélvico, la parte posterior se activaría de igual forma si en vez de orinar quisieramos hacer "popo" y no encontramos un baño a mano. Esa contracción del esfinter anal también se consigue por la activación del suelo pélvico posterior.   Ojo con apretar el glúteo, solo queremos cerrar el esfinter anal.




Una vez hemos conseguido saber como se activa, podemos jugar con el tiempo y la intensidad.

Contracción simple:

Realizamos una contracción aguantamos unos segundos y descansamos  (5 series)

Contracción máxima:
Contraemos todo lo que podamos, notamos como es suelo pélvico se eleva hacia e interior de la pélvis, aguantamos unos segundos y después relajamos (5 series)

Contracción Latido:
Contraemos en intensidad moderada a modo de latido, contracciones cortas y rápidas (5 series de 10 latidos)

Contracción mixta:
Realizamos una contracción máxima y desde ahí, desde esa intensidad realizar pequeñas contracciones a modo de latido sin perder la intensidad máxima. (5 series)

Estos 4 ejercicios se pueden ir aumentando en número de repticiones con el paso del tiempo y a medida que vamos teniendo más control. Lo bueno es que se puede hacer en cualquier lugar, en cualquier momento con toda discreción. Lo más practico es intentar incluirlos en nuestra vida cotidiana y asociarlo a situaciones practicas como por ejemplo, realizarlo mientras nos lavamos los dientes, esperamos en un semáforo o vemos la televisión.


Si sentimos que no podemos, que no sabemos focalizar la contracción, sabed que hay fisioterapeutas especializados en suelo pélvicos que nos pueden valorar en que estado tenemos el suelo pélvico, nos pueden ayudar a saber contraerlo y nos pueden indicar las ayudas existentes que hay para fortalecerlo.


Últimos consejos

Siempre que se salte, tose, estornude, se hagan ejercicios abdominales o se alce peso, hacerlo con el suelo pélvico activado, así evitaremos tener perdidas de orina con el tiempo.

Rodearse de profesionales y sobre todo...

Mímate!!!



Sígueme en Twitter: @7maryann

jueves, 22 de septiembre de 2011

Cuidando al cocinero

El pasado fin de semana, mi cuñado, cocinero de profesión, me preguntó qué podía hacer para que no le doliese tanto la espalda, que al pasar tantas horas trabajando en la cocina, le dolía todo. Yo le dí una serie de consejos y ahora a esperar que los cumpla y le vaya bien.

El oficio de cocinero, a mi entender, es duro. Se pasan horas y horas de pie, aguantando temperatura, volcados sobre el poyete preparando la comida, sujetando peso con las manos, muchas de las veces aguantando ollas pesadas y calientes, realizando movimientos repetitivos, un largo etcétera, que me hace pensar en multitud de posibles lesiones que puede acarrear un oficio como éste.

La realización de ejercicios, estiramientos en el puesto de trabajo y en casa con regularidad, disminuyen, de buena manera, las lesiones y aumentan la resistencia física para asumir el trabajo, en este caso, trabajar en la cocina.

Si nos paramos a pensar, la cocina es uno de los lugares más peligrosos de la casa. Imaginar ahora sortear esos peligros. Pues igual que evitamos cortarnos, que somos concientes de ir con cuidado de no quemarnos, también deberíamos cuidar nuestro cuerpo, prevenir lesiones y más si trabajas en ella.

Voy a analizar tres posibles lesiones (a nivel de fisioterapia) de todas ellas, las más comunes son:

Dolor cervical y/o lumbar, codo del tenista (epicondilitis)  y dolor en muñeca  (túnel carpiano). Dejo otras como el sindrome del manguito de rotadores o la tenosinovitis estenosante de Quervain para otras publicaciones porque creo que merecen un capítulo a parte.

Voy a desarrollar estas tres lesiones tomando a los cocineros como posibles candidatos a padecerlos, lo que no significa que el resto de profesiones u oficios estén exentos.


Estas  imagenes me servirán para ilustrar el dolor lumbar y el cervical



El dolor lumbar y/o cervical

Miremos al cocinero del gorro azul, analicemos su postura, imaginemos sus movimientos, sus acciones. La postura que tiene, mantenida en el tiempo, acorta su cadena anterior. Músculos como los esternocleidos, los pectorales, el recto abdominal, los flexores de cadera, se acortan, están en permanente contracción, lo que provoca que adquiera una postura curvada hacia delante. Inevitablemente le dolerá la espalda cuando quiera ponerse recto. Si además le añadimos el manejo de peso, como ollas, cajas de provisiones, le provocarán una solicitación excesiva de la columna lumbar. Corre el riesgo de sufrir hernias, protusiones, contracturas o inflamación de la musculatura de esta zona.

Ahora miremos a la chica y llevémoslo a un cocinero que pasa horas y horas trabajando en la cocina. La posición prologanda de la cabeza mirando hacia abajo y sumándole la tensión, el estres de preparar los platos con prontuiud para cumplir a tiempo los pedidos, provocan una sobrecarga en la musculatura cervical. Este hecho le puede acarrear a la larga, limitación del movimiento cervical, dolor, hernias cervicales, dolor de cabeza y acortamientos de la musculatura.

Epicondilitis (codo del tenista)

Afecta a los tendones de la parte externa del codo provocando dolor y perdida de fuerza como, por ejemplo, disminución de la capacidad de sostener una bandeja. Esta lesión está producida por la repetición de movimientos y giros: imaginemos repetir muchas veces, darle vueltas en una olla al estofado, la salsa o caldo, que se esté cocinando.

Y por último, sindrome del túnel carpiano



El nervio mediano proporciona sensibilidad y movimiento a la "región palmar" de la mano (palma de la mano, dedo pulgar, dedo índice, dedo medio y lado palmar del dedo anular).

El área en la muñeca por donde el nervio ingresa en la mano se llama túnel carpiano. Dicho túnel normalmente es estrecho, de manera que cualquier inflamación puede comprimir el nervio y causar dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad, lo cual se denomina síndrome del túnel carpiano.

El síndrome del túnel carpiano es común en personas que ejecutan movimientos repetitivos de la mano y la muñeca. La utilización de instrumentos como un abrelatas, un cascanueces o abrir una tapa de un bote de conserva repetidas veces, provoca esta lesión. Las consecuencias son dolor, debilidad, incapacidad de cerrar el puño, entumecimiento, calambres.

Para las lesiones citadas anteriormente, existen métodos preventivos y recuperación en el caso de lesión.

Prevención
Higiene postural, manejo correcto de pesos, acondicionamiento del puesto de trabajo a la altura del cocinero, acondicionamiento físico, utilización de aparatos eléctricos como  batidoras  y abrelatas eléctricos, estiramientos.

Recuperación
Ponerse en manos de especialistas, como fisioterapeutas y médicos rehabilitadores, que traten las lesiones y personalicen el plan de prevención para no recaer de nuevo y sobre todo...

mímate!!!


Sígueme en Twitter: @7maryann

martes, 6 de septiembre de 2011

El Rey y su tendón de Aquiles

En la mitología griega, Aquiles, hijo de Peleo y de la diosa Tetis y nieto de Éaco, fue un héroe de la Guerra de Troya y uno de los principales protagonistas y más grandes guerreros de la Ilíada de Homero.


En la guerra contra Troya, Aquiles se mantuvo alejado de la lucha porque estaba indignado contra Agamenón hasta que su amigo Patroclo fue asesinado por Héctor; entonces volvió a la lucha y lo vengó con la muerte de Héctor. Aquiles pereció a manos de Paris, cuya flecha, dirigida por Apolo, atravesó el talón, único punto vulnerable de su cuerpo desde que su madre Tetis lo bañase en las aguas de la laguna Estigia, pero olvidando mojar el talón por donde le había asido.

En la célebre obra homérica, Aquiles suele ser calificado como «el de los pies ligeros», ya que se le consideraba el más veloz de los hombres.









El Rey, como Aquiles, es hombre y también vulnerable. A diferencia de Aquiles, en el caso de Juan Carlos I, su dolencia le ha llevado a ser operado por su rotura del tendón, a utilizar una bota estabilizadora y a someterse a rehabilitación para lograr, lo antes posible, volver a su vida normal.

El tendón de Aquiles es una banda grande de tejido ubicada en la parte posterior del tobillo. Este tendón, que conecta los gemelos con el hueso del talón, permite doblar el pie hacia abajo, colocarse de puntillas y despegar el talón del suelo al caminar.



Se usa casi todas las veces que uno se mueve. Pero los esfuerzos constantes pueden aumentar las probabilidades de que el tendón se lesione.

La tendinitis de Aquiles es la inflamación del tendón, generalmente debida al sobreesfuerzo del miembro afectado o a una torcedura. Puede ser que se inflame y adquiera pequeñas rasgaduras (tendinitis). Una rasgadura que atraviesa todo el tendón se conoce como "rotura del tendón de Aquiles".

En los últimos años se ha incrementado este tipo de alteraciones ya que de todas las lesiones deportivas el 20 o 30 porciento son de este tipo. Las mujeres y los deportistas ocasionales son los que presentan más posibilidades de sufrir una lesión en el tendón. Las mujeres por usar tacones y forzar a que esté en tensión constante y los "deportistas de fin de semana" por no calentar y estirar correctamente.

En el caso del Rey, viene producido por una sobrecarga de la extremidad tras su operación de rodilla. Debía usar muletas pero las abandonó antes de tiempo, usando solo una, y cargando el peso en la pierna sana. La sobrecarga y una torcedura fueron la causa de su rotura.

La operación a la que se sometió el Rey bajo anestesia epidural “ha consistido en la reparación de dicho tendón mediante cirugía abierta de reconstrucción y refuerzo con auto-injerto y plasma rico en factores de crecimiento”.
El parte médico, que está firmado por el cirujano Ángel Villamor, director de Traumatología de la clínica San José, y por el doctor Avelino Barros, jefe del Servicio Médico de la Casa del Rey.




El tendón de Aquiles puede tener varias patologías entre las cuales se encuentran:

Tendinitis: Inflamación del tendón; tendinosis: Degeneración del tendón; bursitis: Inflamación de las bursas, las cuales son bolsas llenas de líquido que se encuentran entre los huesos y el tendón, ayudando a éste a deslizarse con mayor facilidad; ruptura del tendón de Aquiles: Desgarro de la parte posterior de la pierna.

Cualquiera de las lesiones anteriormente citadas son incapacitantes, es decir, limitan el movimiento, la marcha, son muy dolorosas y tienen una recuperación muy lenta.

Generalmente, las roturas del tendón se suelen operar a las personas que son muy activas, para el resto de los casos, generalmente, se afrontan con medidas conservadoras.

El calzado, el deporte ocasional, la edad, el desgaste, el arco de los pies altos, son factores de riesgo. Intentar llevar un buen calzado que permita la flexión de los dedos y que no tenga una suela rigida o tacón de más de 2cm, practicar deporte con regularidad, estirar, calentar y/o usar plantillas en el caso de puente excesivo, son claros ejemplos de medidas preventivas.

Si en algún momento notamos dolor en la zona, hinchazón, problemas para caminar o hacer puntillas, debéis aplicar hielo e ir al especialista. El médico y los fisioterapeutas pueden tratar este tipo de lesiones para conseguir una pronta recuperación.

La terapia farmacológica con antiinflamatorios y antiálgicos, la terapia física incluye: ejercicios de fortalecimiento, masaje, estiramiento, ejercicios isométricos y terapia de ultrasonido.

La lesión que ha sufrido el Rey es una de las más severas y su intervención ha de ser inmediata, sin superar los diez días porque después de ese tiempo y por la condición del tendón, la retracción es importante y dificil de encontrar para restaurarlo.

La rehabilitación del Rey irá desde medidas para eliminar la inflamación, trabajo activo tras la primera semana, uso de la electroterapia, terapia manual, electroestimulación, hasta acabar tras tres semanas, cargando el peso corporal progresivamente,  caminando y conseguir la estabilización mediante ejercicios.

Lo importante es recuperar el músculo de la pierna constituido por la unión de los músculos gemelos y sóleo, que se insertan conjuntamente en el calcáneo del pie mediante el tendón de Aquiles, tan importante para caminar.

En deportes como el atletismo, el tenis o el pádel, hay que tener cuidado en realizar una buena ejecución de la técnica para no sufrir lesiones del tendón, siempre rodearse de profesionales y sobre todo...

mímate!!



Sígueme en Twitter: @7maryann

lunes, 5 de septiembre de 2011

¿Por qué sufre Rafa Nadal?

Tras ganar con comodidad a David Nalbandian y acceder a octavos de final, Rafa Nadal, en plena rueda de pensa torció el gesto, estaba sufriendo un fuerte calambre que le impedía moverse y seguir hablando.

Tal fue el dolor que sintió, que se vió obligado a solicitar la presencia de un fisioterapeuta y ser atendido, a puerta cerrada, en la misma sala de prensa.

Tras unos masajes y aplicación de hielo en la zona, pudo seguir adelante con la entrevista asegurando: "Me ha dado una rampa (calambre) en la pierna, nada más. Se me ha cargado el cuádriceps y el isquio al mismo tiempo y no me podía mover. Pero no pasa nada, mañana estaré entrenando sin problemas".



http://www.youtube.com/watch?v=X7mD_bbMr9I

Los calambres de piernas están caracterizados por los siguientes síntomas: dolor intenso en la pierna, tensión muscular e inhabilidad de mover la pierna durante el calambre.

¿Por qué aparecen los calambres?

Son muchas las causas que pueden provocar los calambres: embarazo, fiebre…, pero lo más habitual es que surjan cuando el músculo ha realizado un esfuerzo muy intenso y también son frecuentes mientras se duerme. Quizás el origen sea la falta de potasio.

Para intentar prevenirlos, es imprescindible realizar estiramientos antes y después del ejercicio. Beber abundantes liquidos, ya que la deshidratación es la mayor causa de aparición de los calambres y tener en cuenta la ropa que se utiliza durante el ejercicio, debemos intentar que la ropa no apriete, que la circulación fluya libremente.

El sodio y el potasio son  los minerales que intervienen en el control de la contracción y relajación muscular. Por ello, cuando hay niveles bajos, pueden presentarse calambres, especialmente en las piernas.

La bomba de sodio (Na+)  y potasio (K+) cumple un rol muy importante en la producción y transmisión de los impulsos nerviosos y en la contracción de las células musculares.

Algunos fármacos, como los diuréticos (prescritos para la hipertensión) o los corticoesteroides (usados en la inflamación y en la alergia) pueden disminuir los niveles de potasio.

Alimentos que contienen potasio y que ayudan en la prevención de calambres y recuperación muscular son: el plátano y el kiwi.
Tras la aparición de un calambre, se recomienda: detener inmediatamente la actividad que se está realizando estirar, masajear el músculo afectado, aplicación de hielo o calor según criterio del fisioterapeuta, la hidratación y la administración de potasio.

Si el músculo sigue afectado y el dolor continúa, se podría recurrir a medicamentos antiinflamatorios, siempre y cuando con el consentimiento de un profesional, que en otros casos puede recetar medicamentos antiespasmódicos.

La electroestimulación (programas de capilarización, oxigenación y resistencia aeróbica) es una buena herramienta para evitar, para prevenir, los calambres.

En resumen, el mejor tratamiento para prevenir los calambres es una dieta balanceada, en la que no falten azúcares ni sales, beber agua en cantidad durante el esfuerzo (no mucha cantidad de golpe cuando se la necesita, sino a sorbos a cada rato aunque no se tenga sed), rodearse de profesionales que nos guien, antes, durante y después del esfuerzo físico y...

Mímate!!


Sígueme en Twitter: @7maryann